"EL ARTE DE HACER SONRISAS"

PROTESIS DENTALES

Una prótesis dental es un elemento artificial destinado a restaurar la anatomía de una o varias piezas dentales perdidas, así como recuperar la altura ideal entre el maxilar superior y la mandíbula.

El principal objetivo de las prótesis dentales es devolver la funcionalidad de la boca:

Masticación

Deglución

Fonética

Estética

Existen varios tipos de prótesis según su sistema de anclaje o retención.

La prótesis dental fija: se coloca sobre dientes naturales o sobre implantes. Es cualquier prótesis que no puede ser retirada por el paciente. Es muy similar a los dientes naturales.

La prótesis removible: Puede ser sobre dientes naturales o sobre implantes. Su principal ventaja es que puede ser retirada por el paciente sin necesidad de acudir al dentista. Puede ser prótesis removible parcial o completa. Una prótesis parcial completa sustituye todas las piezas dentales.

¿QUÉ VENTAJAS TIENE UNA PRÓTESIS DENTAL?

    •  Todas las prótesis dentales tienen la ventaja de poder sustituir las piezas dentales perdidas recuperando la funcionalidad perdida.
    •  Recupera la función masticatoria, esto quiere decir que podrá comer con normalidad, mejorando así la tonicidad de los músculos, disminuyendo los problemas de la articulación y mejorando de esta forma su salud gástrica.
    •  La función fonética y estética se ven mejoradas enormemente, ya que, al tener dientes, la pronunciación de las palabras es mucho más clara y de mejor entendimiento.
    •  Recupera la dimensión vertical (altura que hay desde la punta de la nariz al mentón), que se había perdido producto de la ausencia de dientes; esto se manifiesta en forma de arrugas en la zona peri labial y depresiones en los labios, dando la impresión de vejez prematura. Al recuperarla, no solo recuperamos la dimensión vertical, si no también recuperamos la tonicidad de los músculos peri labiales y labiales haciendo que uno se vea mucho más joven.
    •  Se logran una estabilidad y retención recomendadas, que le permitirán realizar las funciones propias.
           Conservamos las estructuras del sistema masticatorio evitando su posible deterioro.